MARCA. IDENTIDAD RESPONSABLE

Noticias relevantes

Aida Cervera y Paulina Vázquez

Todos sabemos la importancia de tener en una marca, una identidad que nos respalde y nos destaque frente a nuestros competidores, pero ¿realmente pensamos en las implicaciones que esto conlleva?

Más allá del espectro legal y comercial, en los últimos años -y de manera acentuada desde del año anterior-, las marcas se han convertido en un referente de responsabilidad y conciencia social de aquellos a quienes pertenecen, haciendo que el demandante tenga diferentes estándares sobre el costo, origen y calidad en los productos o servicios. 

El avance tecnológico, el COVID-19 y demás situaciones, permitieron replantear lo que se consume y el impacto ecológico y social que tiene. Por ello, al cambiar los hábitos de compra, debemos cambiar también nuestra visión para formar una “identidad responsable”, basada en el respeto por las personas, creencias, preferencias sexuales, valores éticos, la comunidad, el medio ambiente, el cumplimiento de la ley y la sustentabilidad de las generaciones futuras. 

Las empresas nos hemos propuesto conectar con este “cliente renovado”, pues más que nunca, nuestro futuro depende de él. Para esto, algunas marcas han optado por ofrecer una atención más amable, dar respuestas más claras y efectivas, usar insumos sustentables y manufactura local, entre otros cambios. 

De acuerdo con una publicación del periódico Financial Times de junio de 2020, entre las 20 marcas que sobresalieron a pesar de la pandemia (y quizá gracias a ella) se encuentran Amazon, Microsoft, Apple, Paypal, Shoppify, Tencent, Nvidia, Alphabet, Netflix, Zoom Video, Abbvie,  Ben & Frank, entre otras; todas ellas con un rasgo común, adaptarse a los nuevos requerimientos del consumidor

Podemos concluir entonces que, las empresas más reconocidas son aquellas que se construyen a partir de una identidad responsable, que conocen su público y que están dispuestas a evolucionar con él y sus necesidades, en esto se basan ahora las métricas de éxito. Entonces, escuchemos al cliente, entendámoslo y formemos juntos las bases para tener no solo una marca, sino una sociedad más consciente.